Abdul Baqui Haqqani, ministro de Educación Superior del nuevo régimen afgano, dijo que los talibanes permitirán que las mujeres estudien en la universidad, siempre y cuando lo hagan separadas de los hombres.

En conferencia de prensa, Baqui Haqqani recalcó la importancia del sistema universitario, señalando que en adelante la responsabilidad de la reconstrucción del país recae en las universidades, esperando que el número de universitarios aumente en comparación con el primer régimen talibán (1996-2001).

Confirmó que el gobierno prohibirá las clases mixtas en las universidades, permitidas por el gobierno derrocado a mediados de agosto, señalando que, si bien no les plantea ningún problema, decidieron separar hombres y mujeres pues las clases mixtas son contrarias a los principios del islam.

El anuncio preocupó a las universitarias afganas, quienes afirman que no tienen medios materiales ni financieros para adaptarse a la segregación por sexo. Así mismo la UNESCO advirtió que está en peligro el inmenso progreso logrado desde 2001 en la educación.

El panorama para las mujeres afganas no es muy alentador. El miedo de las mujeres se ha hecho patente en Afganistán tras el regreso al poder del talibán, sin embargo, algunas han mostrado su inconformidad a través de protestas que se han suscitado en varios puntos del país.

Con información de El Universal.