Irma Eréndira Sandoval,  ex secretaria de la Función Pública, simuló  haber atendido en marzo, junto con el gabinete, señalamientos de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) sobre el uso de recursos públicos durante 2019, el primer año del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Aunque Sandoval divulgó en sus redes sociales que tuvo reuniones con el gabinete, no hay constancia de esos encuentros en los archivos de la dependencia, de acuerdo con las respuestas a solicitudes de información del diario Milenio.

La ASF emitió en febrero su último informe sobre la revisión al gasto realizado durante 2019, en el que reportó que las instituciones federales ejercieron de manera irregular más de 44 mil 364 millones de pesos.

Entre otros,  identificó un probable daño patrimonial por 57 millones de pesos en la operación del programa Jóvenes Construyendo el Futuro; irregularidades por 209.4 millones en el Programa Fertilizantes de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural; que el programa de Microcréditos para el Bienestar, para micronegocios, sólo llegó al 22 por ciento de los solicitantes o pagos fuera de norma por 75 millones en la construcción de la refinería de Dos Bocas, en Tabasco.

En marzo, Eréndira Sandoval publicó fotografías en Twitter de reuniones con secretarios como Rocío Nahle, Luisa María Alcalde, Javier May, Olga Sánchez Cordero o Marcelo Ebrard y otros funcionarios, para atender esos señalamientos.