Los trabajos de restauración y mantenimiento del zócalo de  Puebla terminarán antes del 15 de septiembre, informó el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Román Meyer Falcón.

En un recorrido por el primer cuadro de la ciudad, recordó que se intervinieron para su restauración 12 bienes entre ellos 4 esculturas de 1989, la fuente de San Miguel, la vegetación y la limpieza de la Plaza de armas.

El funcionario compartió un video en redes sociales en compañía de Tahany, una de las restauradoras que explicó que a las musas se les colocó un nuevo recubrimiento.

“A la fuente de San Miguel también se le pondrá un recubrimiento para su conservación”, agregó la restauradora.

El 18 de junio, la Sedatu informó que el proyecto de renovación del Zócalo de Puebla reduciría sus alcances de obra a una restauración de monumentos, fuentes, mobiliario urbano y luminarias.

Inicialmente, de acuerdo con los documentos de la licitación,  se iba a realizar una renivelación de la calle Reforma con la plancha del zócalo, la construcción de dos espejos de agua,  fuentes secas y el retiro así como reubicación de esculturas.

Todo fue cancelado ante una presunta falta de permisos al gobierno de Puebla y una polémica mediática encabezada por el mandatario Miguel Barbosa Huerta sobre el retiro y cambio de lajas históricas.

De acuerdo con la Sedatu, las “lajas consideradas históricas han sido respetadas, inventariadas y tratadas debidamente, con el acompañamiento del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)”, por lo que nunca se pusieron en riesgo.

Para la obra había presupuestados 52 millones 285 mil 732.42 pesos y se desconoce el ajuste que se hizo al final por la modificación del proyecto en el Programa de Mejoramiento Urbano (PMU).

Otras obras de la Sedatu en la capital son la intervención en la Antigua Hidroeléctrica “La Carmela” y la mejora en el Parque de Barrio en la colonia México 83, que deben concluirse antes de que termine  agosto.