Actualmente, es común encontrar videos en redes sociales, donde menores de edad aparezcan como protagonistas, sin embargo, expertos han señalado que este tipo de actitudes aumenta el riesgo de los infantes a ser víctimas de algún tipo de abuso.

Juan Martín Pérez, coordinador de Tejiendo Redes Infancia de América Latina y el Caribe, señaló que los padres deberían tener más cuidado al momento de crearles sus propias cuentas en redes sociales a sus hijos.

“Papá y mamá no deberían de autorizar ni avalar ni permitir que niños menores de edad tengan cuenta, esto implica alfabetización digital para hacer notar a los papás que tienen responsabilidades no en una lógica de prohibición sino de cuidado. Es decir, una niña que es exhibida en un video o en material de este estilo, corre más probabilidades de ser víctima de acoso que una niña que no está siendo exhibida; esto si se lo informamos a la familia seguramente lo puede entender más fácil porque claramente ninguna familia en su sano juicio querrá que sus hijas fueran víctimas de abuso o algún tipo de violencia”, mencionó Martín Pérez.

El coordinador de la institución enfatizó en el hecho de que los niños son incapaces de reflexionar acerca de la situación, puesto que no se dan cuenta de la connotación sexual que pueden tener algunos videos que suben los padres a las redes.

“Para el mundo adulto la erotización y la vida sexual no es lo que significa para el niño o la niña, el ejemplo con TikTok, para una persona adulta que está haciendo el consumo cultural de esa niña bailando sexy tiene una connotación sexual y erótica, para la niña no, para ella es saber que ha divertido a su familia, obtener likes o demás, pero no lo está pensando en una connotación sexual y esa niña no ve que está poniéndose en riesgo”, fueron las palabras Juan Martín.

Ante ello, exhortó a los padres de familia a tener el mismo cuidado que tienen con aspectos relacionados con la salud, con el contenido digital de sus hijos:

“El mismo cuidado que damos a la alimentación de nuestros hijos, deberíamos tenerlo al tipo de información que consumen. Los adultos tenemos la responsabilidad de proteger y educar a las niñas y los niños y fomentar un entorno positivo para ellos”, concluyó el coordinador en pro de los derechos de los niños.

Con información de: Milenio