Un total de 4 mil 451 internos y empleados cárceles y penales federales se han contagiado de covid-19 y han muerto 357, según reportes del Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social (OADPRS), de la organización para la Asistencia Legal por los Derechos Humanos, así como de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Los contagios han sido permanentes en las prisiones desde el mes de marzo de 2020 cuando se comenzaron a dar brotes en el país.

Los registros indican que hasta el mes de mayo pasado, la Ciudad de México, con mil 178 casos confirmados (mil 619 reos y 99 trabajadores) es la entidad donde más contagios se han registrado de todo el país.

 Le siguen Puebla con 423 (internos y trabajadores); Jalisco, 303; Chihuahua, 281; Campeche, 145; Guanajuato, 143.

En muertes derivadas por complicaciones después de contraer el virus, los registros indican que la Ciudad de México registra 59. De ellas, 57 son internos y dos de personal penitenciario. En Puebla se registran 55 (ambos casos); en Baja California, 38; Estado de México, 33; Veracruz, 30; y Morelos 21.

Durante la contingencia se han registrado distintos brotes, tanto en prisiones administradas por los estados, como por el gobierno federal. Entre ellas se encuentra el registrado entre los meses de abril y junio de 2020 en el Penal de Puente Grande Jalisco. Uno de los más recientes se identificó en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso), 1 El Altiplano, donde el pasado 13 julio el personal penitenciario notificó a los actuarios del Poder Judicial de la Federación (PJF), que no era posible entregar notificaciones a los internos, porque se encontraban en “semáforo rojo”, por un brote de covid-19 en el Módulo 1.

En el Altiplano, de acuerdo con reporte del Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social se han registrado dos muertes, entre ellas, la Mario Casarrubias Salgado, uno de los líderes de Guerreros Unidos, organización criminal de Guerreros Unidos, la cual participó en la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotizinapa. Casarrubias Salgado murió el pasado fin de semana por complicaciones derivadas del virus, según una información del diario Milenio.