Naftali Bennett, primer ministro de Israel, anunció que convocarán a sus ciudadanos mayores de 60 años para que reciban una tercera dosis de vacuna contra el coronavirus, ante los esfuerzos por frenar los riesgos de contagios de covid-19 en el territorio.

Ante el alza de contagios en las últimas semanas a causa de la propagación de la variante delta, Israel lanzó una "campaña de vacunación complementaria", en donde a partir del domingo, las personas mayores de 60 años que fueron vacunadas hace más de seis meses, recibirán una tercera dosis.

"Pido a todas las personas mayores ya vacunadas que acepten esta dosis complementaria. Protéjanse", declaró el primer ministro. Así mismo, declaró que el presidente Isaac Herzog, de 60 años, recibirá el viernes su tercera dosis de vacuna.

"Pocos días después de la tercera dosis, tendrán más defensas inmunitarias. Las vacunas protegen de la mortalidad, como sucede con la vacuna contra la gripe, que hay que volver a recibir cada cierto tiempo", dijo Bennett.

Según Pfizer, farmacéutica que produce la vacuna utilizada mayoritariamente en Israel, nuevos estudios demuestran que una tercera dosis tiene efectos neutralizantes contra la variante delta cinco veces más elevados entre los jóvenes y más de once veces entre las personas mayores.

La investigación encontró que aproximadamente dos tercios de los pacientes con hemodiálisis que tenían una respuesta inmune subóptima después de una segunda dosis de vacuna desarrollaron anticuerpos y células T "óptimos" después de una tercera dosis.

El sistema de atención médica de Israel recibió instrucciones para hacer los arreglos necesarios para comenzar a vacunar a las personas mayores de 60 años con una tercera dosis de la vacuna covid-19 a partir del domingo.

Los receptores de una tercera dosis deberán demostrar que han pasado más de cinco meses desde que recibieron su segunda dosis.