El TEPJF ordenó al Instituto Electoral del Estado (IEE) investigar otra vez si el alcalde reelecto de Tlatlauquitepec, Porfirio Loeza Aguilar (de Morena), incurrió en propaganda personalizada y uso indebido de recursos públicos.

En sesión pública, la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) determinó este jueves que debe aclararse si la propaganda incidió en los comicios o si incluso rompió con la equidad de la contienda.

Por ello ordenó también al Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP) que, tras la investigación, determine si el edil amerita una sanción.

La revisión del caso se ordenó tras concluir que no hay elementos suficientes para confirmar si el munícipe incurrió o no en dichas infracciones.

En mayo el TEEP declaró responsable al alcalde y ordenó al Congreso local sancionarlo y dio vista a la Auditoría Superior del Estado (ASE).

El acusado impugnó la resolución en el TEPJF y este día la Sala Regional le dio parcialmente la razón, al confirmar que las pruebas en su contra eran insuficientes para sancionarlo.

Loeza Aguilar acusó al TEEP de realizar un análisis indebido de las supuestas pruebas en su contra y demandó reconsiderar el caso.

La sentencia en su contra se derivó de una serie de publicaciones en redes sociales en las que se informó de la inauguración de algunas obras, pero el tribunal consideró que esto representó promoción personal y una sobrexposición de su imagen debido a que se realizaron en medio del proceso electoral en el que buscaba la reelección.

Como las obras se realizaron con recursos públicos se arribó a la conclusión de que el alcalde pretendía sacar ventaja sobre sus rivales utilizando su cargo para posicionarse.

Con la nueva resolución del TEPJF el caso tendrá que analizarse de nuevo con base en las pruebas existentes, así que podría confirmarse la infracción del alcalde o podría ser declarado inocente.