Destinos turísticos de México están endureciendo sus medidas de seguridad y restricciones ante el aumento de casos de Covid-19.

En Acapulco, desde el 19 de julio hasta el 1 de agosto, las playas tienen un aforo de 50% (anteriormente estaban al 60%) y se redujo en una hora el horario en que pueden recibir visitantes: pueden estar ahí entre las 7 y las 18 horas.

El aforo de los yates también disminuyó, de 60% a 50%, y su horario actual de servicio va desde las 7 a 21 horas (son dos horas menos que antes).

Los restaurantes están abiertos de 6 a 23 horas (en lugar de 6 a 1), mientras los centros nocturnos y bares cierran a las 23 (dos horas antes que antes).

En La Paz, Baja California, desde hace un par de semanas, las playas permanecen totalmente cerradas.También el malecón está cerrado para las actividades turísticas.

Los hoteles y restaurantes están trabajando al 30%, mientras la venta de alcohol está restringida.

En Yucatán, los sábados y domingos están cerrados a la circulación los malecones tradicional e internacional de Progreso, por lo que no es posible acceder a sus playas. En el resto del estado las playas están abiertas, con un tiempo permitido de seis horas de estancia y en grupos no mayores a seis personas.

El tiempo de estancia de seis horas también se aplica en parques acuáticos, cenotes y balnearios. Este tipo de atractivos turísticos está operando al 45%.

Los restaurantes están trabajando al 50%, mientras los bares y centros nocturnos siguen cerrados.

En Oaxaca, por segundo año consecutivo, se está llevando a cabo la Guelaguetza Digital. Aunque la fiesta todavía no sea presencial, puedes disfrutarla a través de redes sociales. Esta semana fue el primer Lunes del Cerro.