Diego Cervantes, medallista de bronce del mundial de esgrima en 2018, llegó a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 para debutar en la que será su primera justa veraniega con tan solo 20 años de edad.

El mexicano se considera un deportista maduro que ha logrado desarrollar su habilidad en la esgrima, puede manejar mucho mejor la presión y llegó a Tokio 2020 a “dar guerra”, pues se siente ampliamente preparado en comparación a su participación en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Buenos Aires 2018.

El especialista en florete se desvivió en halagos para los organizadores de la justa deportiva, pues reconoció la gran amabilidad de la gente, la infraestructura y la cultura tan sofisticada que existe en Japón.

Con mas de diez años de haber iniciado su travesía en la esgrima, Diego cuenta las horas para debutar en Tokio