Autoridades de Puerto Escondido, Oaxaca, declararon semáforo rojo ante el aumento de contagios de covid-19, por lo que se anunciaron multas y cárcel para quienes no utilicen cubrebocas, esto con el fin de proteger a los ciudadanos y visitantes.

Fredy Gil, presidente municipal de San Pedro Mixtepec, informó que no se bajará la guardia, y explicó que si las medidas se endurecieron fue por el repunte en el número de contagios y que se han detectado variantes peligrosas, como las que se encontraron en el aeropuerto entre tres turistas británicos, quienes contagiaron a 17 personas de un hotel donde se hospedaron. Además, hay 65 casos activos, 18 personas intubadas y hay escasez de oxígeno.

Gil aclaró que la movilidad urbana está permitida, pero bajo restricciones de prevención, como: uso permanente del cubrebocas; aforo mínimo en playas, restaurantes, y hoteles; restringir la venta de bebidas alcohólicas y cerrar bares, cantinas, centros nocturnos y discotecas.

“Hemos detenido a 15 personas en las últimas horas, quienes fueron sorprendidas en las calles (...) Se les aplica una multa de 500 pesos y 36 horas de cárcel, no hay fianza ni trabajo comunitario", explicó.

Además, recordó que el pleno de la Cámara de Diputados acordó reformas constitucionales a la ley de salud, donde los presidentes municipales que no asuman medidas ante el covid-19 podrían ser sujetos de la revocación de su mandato.

Otro municipio que se sumó a las medidas fue el ayuntamiento de Santa María Colotepec, contiguo a Puerto Escondido, y que tiene bajo control el uso de playa Zicatela, que añadió a las restricciones la cancelación de festejos, fiestas patronales y cualquier reunión pública con más de 10 personas de aforo.

Con información de Milenio.