Trabajadores del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud hicieron un paro de brazos caídos durante 2 horas en las unidades hospitalarias de Puebla  en demanda de vacunas de prevención Covid-19, bonos económicos y la destitución de directivos por maltrato y abusos.

En los centros de salud, los empleados colocaron pancartas en las que denunciaron que les faltan vestimenta y equipo desde 2020 y 2021, además de que no tienen el esquema completo de dosis de vacuna contra el coronavirus.

En particular, solicitaron la salida de Hilda Sánchez Vázquez, directora de operación de personal por "violentar las condiciones generales de trabajo y maltrato a los empleados".

El paro de brazos caídos duró de las 8 a las 10 de la mañana y se repetirá en los siguientes días, según un comunicado del sindicato.

La suspensión de servicio afectó a derechohabientes como Soledad Romero y su esposo, quien denunció que desde hace un año no le han dado atención oportuna para atenderlo de diabetes.

Soledad Romero explicó que lleva más de tres meses buscando un estudio clínico de su marido en la clínica 3 pero le dan pretextos para no atenderla.

"Nosotros pedimos un servicio porque lo necesitamos, no podemos ir a un doctor particular. Yo me dedico a lavar ropa ajena, para venir hoy al hospital pago un taxi, porque mi marido ya no ve bien. Del pago del taxi es 120 y hoy ya no trabajé, me quedo sin dinero", dijo.

Por eso hizo un llamado al gobernador Miguel Barbosa Huerta para que solucione este problema y mejore la atención en los hospitales del estado.