El gobernador Miguel Barbosa Huerta no pedirá a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) mantener la inversión en la ciudad de Puebla, después de que canceló la construcción de un nuevo mercado en Amalucan y redujo las intervenciones en el zócalo de Puebla.

Mientras tanto, la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco alertó sobre el riesgo en que se encuentra el mercado de Amalucan por su cercanía a una barranca y lamentó que se perdieran los recursos federales para intervenir la zona. 

El mandatario respondió que la obra en el centro de abasto fue “planeada sin consenso de los comerciantes” y “no se hizo lo correcto”, declaró.

“No tengo posibilidades de llamar a la Sedatu para pedir que haga las cosas. Sedatu hace las cosas sin consultar al gobernador, hasta ahora así lo ha hecho”, criticó Barbosa.

Peligra Amalucan

En entrevista por separado, el secretario de Protección Civil, Gustavo Ariza Salvatori reveló que se hizo un análisis en el mercado de Amalucan y encontraron riesgos por la barranca que se encuentra en la parte de atrás debido a que se “encuentra socavada”.

“Hay un socavamiento importante, nosotros pedimos que para que se realice una obra, primero se tiene que hacer una obra de mitigación de riesgos. Esto quiere decir que se debe hacer un muro de mampostería para que pueda soportar el peso de toda la loza, de todo el mercado sobre la barranca y no causar problema o algún desastre en caso de inundación o sismo”, comentó.

El funcionario señaló que en la zona se puede construir, pero que debe adaptarse a la situación geográfica.

El análisis se tenía desde hace cinco meses y de inmediato se dio a conocer que existía esa zona de riesgo.

La alcaldesa Claudia Rivera comentó que la obra nueva contemplaba estas recomendaciones en las obras federales y también plantearon las problemáticas del lugar, como la deficiencia de la energía eléctrica, inundaciones y el riesgo de un socavón en la parte de la barranca.

“Está erosionada una parte de la barranca del mercado, no cuenta con drenaje y no cuenta con toma de energía para cada local, de ahí la urgencia que tuviera una intervención mayor”, comentó.

El 18 de junio, la Sedatu, que dirige Román Meyer Falcón, determinó cancelar la construcción de un nuevo mercado de Amalucan, después de que no se logró un consenso favorable con la totalidad de los locatarios, que llegaron “ainterponer recursos de amparo para frenar el proyecto”.

¿Y qué pasará en el zócalo?

La Sedatu también Zócalo de Puebla hará intervenciones menores a lo planeado originalmente en el Programa de Mejoramiento Urbano (PMU).

La presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco comentó que están en espera de que la Sedatu dé a conocer las medidas que se reducen en el zócalo de Puebla.

También dijo que el registro de las lajas, algunas de ellas no históricas, son responsabilidad de la Sedatu, por ser la que desarrolla la obra.

Al respecto, el gobernador Miguel Barbosa declaró que las autoridades tendrán que volver a  poner las lajas inventariadas en su lugar y en el caso del Ayuntamiento de Puebla, formalizar la cancelación de las obras complementarias que decida no ejecutar.