Las autoridades japonesas decretaron este lunes que exista un total de hasta 10 mil espectadores en las gradas de Tokio 2020, aunque se reservaron la opción de celebrar las competiciones a puerta cerrada en caso de que exista algún repunte de contagios de Covid-19.

Esta decisión fue anunciada por los organizadores de los Juegos Olímpicos de este año tras una reunión con el Ejecutivo nipón, el Gobierno regional de la capital y los responsables de los comités olímpico y paralímpico internacional. El anuncio llegó el mismo día en que se levanta el estado de emergencia sanitaria por coronavirus en Tokio y otras regiones del país, aunque se mantienen algunas restricciones para prevenir contagios, las cuales que afectan principalmente a los horarios de apertura de bares y restaurantes.

“En línea con las restricciones del Gobierno para eventos multitudinarios, hemos decidido establecer el límite de espectadores en el 50 por ciento de la capacidad de los estadios, hasta un máximo de 10 mil espectadores”, dijo Seiko Hashimoto, la presidenta del comité organizador en una comparecencia ante los medios.

No obstante, si en caso de declararse un nuevo estado de emergencia o se aplicasen otras medidas de prevención de contagios, “se podrían aplicar restricciones en el número de espectadores, incluyendo la celebración de eventos sin público“, señaló la exatleta olímpica.

La presencia limitada de público en las gradas de la justa nipona es la última de las decisiones que faltaban dentro del amplio elenco de medidas anticovid que serán aplicadas durante los Juegos, cuya inauguración está prevista el próximo 23 de julio.

Los anfitriones habían decidido previamente vetar la entrada de visitantes llegados desde el extranjero durante los Juegos, en el marco de las férreas restricciones fronterizas que aplica Japón desde hace meses con motivo de la pandemia. Finalmente, los Juegos se celebrarán en un formato “burbuja” que obliga a atletas y a otros participantes extranjeros a cumplir estrictos protocolos de testeo, restricción de movimientos y medidas preventivas de contagios como el uso de mascarilla, además de la recomendación de vacunarse antes de viajar al país asiático.

El número de infecciones por coronavirus en Japón se mantiene a la baja desde principios de mayo tras la aplicación del tercer estado de emergencia sanitaria en el país, y en los últimos días se ha situado alrededor de los mil 500 nuevos casos diarios. El Ejecutivo nipón también aceleró en las últimas semanas el ritmo de vacunación de su población, de la que ha inoculado con una dosis en torno al 17,9 por ciento y al 7,3 por ciento con la pauta completa (dos dosis), de acuerdo con los últimos datos disponibles.

Foto: Ilustrativa