El piloto mexicano Sergio Pérez finalizó tercero en el Gran Premio de Francia y se colgó nuevamente al podio para darle a Red Bull la seguridad de mantenerse como líder en el mundial de constructores en la Fórmula 1. Max Verstappen, compañero de Checo, acabó líder al hacer un adelantamiento de infarto sobre Lewis Hamilton sobre la penúltima vuelta, lo que le dio al neerlandés su tercer triunfo de la temporada.

La carrera quedó marcada por la excelente estrategia que tuvo el equipo austriaco al mandar en dos ocasiones a pits a Max, lo que a la larga terminó por funcionarles para vencer a Mercedes y hacer más grande la diferencia en el Mundial.

La vuelta 20 fue clave para Red Bull y Mercedes, ya que Verstappen logró salir de los pits por delante de Hamilton, lo que dejó momentáneamente como líder a Checo, quien más tarde entró a pits y volvió a demostrar la buena gestión de neumáticos que mantiene en pista.

El mexicano entró hasta la vuelta 24 a boxes y salió con una ventaja de siete vueltas con compuesto blanco sobre Bottas, cinco sobre Hamilton y seis de Max Vertappen, quien marchaba líder y debía encarar a Hamilton y Valtteri.

Por último, Checo vivió una parte final de carrera de manera intensa al mantener la lucha por el último sitio en el podio, donde a sólo cuatro vueltas del final venció al finlandés Valtteri Bottas y se fue hacia adelante para asegurar la tercera posición.

No obstante, esta última vuelta el tapatío exprimió todo lo que le quedaba de llantas debido a que los comisarios anunciaron una investigación por su rebase. Sin embargo, esta no trascendió y al final logró subir junto a Verstappen, quien logró la victoria ante un Hamilton serio y poco feliz.

Foto: Twitter