Las secretarías de Economía y del Trabajo de México admitieron la solicitud de revisión que hizo Estados Unidos por supuesta negación de derechos a los trabajadores de la empresa exportadora de autopartes Tridonex.

El gobierno mexicano tendrá hasta el 24 de julio próximo para responder a Estados Unidos si efectivamente se les negó a los trabajadores su derecho de libertad de asociación y negociación de un contrato colectivo del trabajo.

En caso de comprobarse esa violación a la legislación laboral, deberá acordarse con los estadounidenses la reparación del acto, como parte de los compromisos que firmaron ambas partes en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Ello en respuesta a la solicitud que envió la Representación Comercial de Estados Unidos (USTR por sus siglas en inglés), el pasado 9 de junio, en la que acusaron que en la empresa Tridonex, ubicada en Matamoros, Tamaulipas, hubo denegación de derechos laborales.

Esta fue la segunda ocasión en que la autoridad estadounidense pidió al gobierno mexicano intervenir por violaciones a los compromisos en materia laboral del T-MEC.

Esta solicitud inició a petición de la Federación del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO por sus siglas en inglés), el Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU por sus siglas en inglés), el Sindicato Nacional Independiente de Trabajadores de Industrias y de Servicios Movimiento 20/32 y Ciudadano Público, que presentaron la solicitud contra dicha empresa establecida en México.

De acuerdo con los sindicatos anteriores la empresa Tridonex no permite que los trabajadores opten por una demanda legal y los transfiere en automático a un sindicato de protección; por esto mismo se registró el despido de 600 trabajadores del sindicato independiente.