La clavadista Laura Sánchez anunció este lunes su retiro deportivo debido a que una vieja lesión le impidió hacerse presente en el control técnico interno de la Federación Mexicana de Natación, rumbo a los Juegos Olímpicos Tokio 2020, ejercicio en el que competiría con Arantxa Chávez, quien ahora tendrá como compañera a Paola Pineda en la prueba de tres metros sincronizados.

“Después de una semana difícil, una lesión vieja que no me permitió estar en mi mejor momento para el evento del día de hoy, tomamos la decisión que rompe el corazón pues fueron 2 años de mucho trabajo, pero también comprendo que no soy la mejor opción para mi compañera Arantxa Chávez”, señaló en un comunicado que publicó en sus redes sociales.

“Hoy bajó el telón de mi carrera deportiva contente porque entiendo que las nuevas generaciones pondrán en alto el nombre de México. Es su momento de brillar”, agregó.

La clavadista de 35 años expresó su agradecimiento hacia su compañera Arantxa Chávez, además de su entrenador Francisco Rueda, a su familia y amigos, in olvidar al Comité Olímpico Mexicano (COM).

Tras decir adiós al deporte acuático, Laura se va con una medalla olímpica de bronce que consiguió en la justa de Londres 2012.

En total se colgó tres preseas doradas en los Juegos Panamericanos, una en Río 2007 y dos más en Guadalajara 2011, además de que cosechó otro oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe San Salvador 2002 y otra más de bronce en mundial del 2003.

Foto: Twitter