El 18 de noviembre del 2011, el taxista de 20 años salió de su domicilio ubicado en el barrio de Santo Domingo, en el municipio de Tepexi de Rodríguez. La víctima informó a su hermano que realizaría un trabajo de transporte en San Lorenzo Ometepec, tiempo después dejó de comunicarse.

Al siguiente día, sábado 19 de noviembre, los familiares del taxista recibieron una llamada en la que les informaban que el joven estaba secuestrado. Momentos después, un mensaje de texto confirmaría los hechos: “No digan nada ni le avisen a nadie, tu hermano va a estar bien”.

El lunes 21 de noviembre los secuestradores volvieron a comunicarse con los familiares del rehén para pedirles un millón y medio de pesos como rescate. Tras negociaciones, ambas partes acordaron la cantidad de 400 mil pesos por la liberación del joven taxista.

La Dirección General de Atención a Delitos de Alto Impacto (hoy Fiscalía de Secuestro y Delitos de Alto Impacto) encontró el taxi del rehén abandonado en las inmediaciones de la carretera Tecamachalco-Tochtepec, tras un oportuno trabajo de investigación y procesamiento de datos. Las indagatorias llevaron a los agentes al domicilio donde tenían retenido al joven taxista: la unidad habitacional Geovillas.

Elementos de la Fiscalía General del Estado de Puebla lograron la detención de los secuestradores y el consecuente rescate de la víctima. Tras la recopilación de pruebas, se identificó a Abraham “N.” como perpetuador del crimen de privación de la libertad, a quien se le dictó una condena de 65 años en prisión.