Este jueves el gobernador del Estado, Miguel Barbosa, visitó la comunidad de Santa María Zacatepec, lugar dónde el pasado domingo 30 de mayo apareció un socavón que fue se fue expandiendo hasta alcanzar 110 metros de diámetro en la parte más desgastada.

Sorprendió a los habitantes de la zona el operativo de seguridad que se montó para reguardar al mandatario, pues además de las vallas que se colocaron para impedir el paso, también se observó la presencia de policías y elementos de la Guardia Nacional portando armas.

Los uniformados solo permitieron el paso a algunos miembros de la prensa poblana y algunos integrantes de las familias afectadas.

En su mensaje el gobernador aseguró que las familias que resultaron afectadas por este fenómeno natural no serán abandonadas y dijo que se vigilará constantemente que las condiciones del suelo sean seguras para los ciudadanos.

Así mismo solicitó a los curiosos que no visiten este lugar, ya que el suelo puede representar un riesgo, además de que advirtió que el espacio no es un atractivo turístico.

Durante la visita el mandatario estuvo acompañado por las Secretarias de Medio Ambiente, SEGOB, Desarrollo Rural e Infraestructura, así como de la coordinación de Protección Civil y el CEASPUE.