El gobierno del estado acordó una indemnización del gobierno de Puebla para las familias que perdieron su vivienda a causa del socavón en  Juan C. Bonilla, informó el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta este martes.

Este día el socavón presentó un crecimiento que ya afectó la construcción más cercana y que ya habían desalojado sus habitantes . 

Durante su conferencia de prensa, el mandatario refrendó su apoyo a los vecinos afectados de la junta auxiliar de Santa María Zacatepec.

El Ayuntamiento de Juan C. Bonilla señaló que por la falla geológica se desalojó a las familias Sánchez Xalamihua y Sánchez Alamillo por los riesgos que implicaba la cercanía con el socavón.

De acuerdo con el gobierno municipal hubo apoyo en el transporte de sus pertenencias, además de que les otorgaron una vivienda provisional y alimentos.

En tanto, el gobernador Miguel Barbosa Huerta declaró que atenderán esta contingencia natural.

“Si no se seca y se hace manantial, pues ya se analizará el destino de ese manantial (…) se tiene que analizar qué se hace con la nueva zona. Ahora lo importante es la protección de la gente. No nos alteremos”, exhortó.

 “Desde luego, la persona que perdió su casa deberá recibir la indemnización que la autoridad le tenga que dar y ahí siempre hemos sido muy solidarios. Hay que ver este tema como algo natural que tiene que ver con la seguridad de las personas”, comentó.

¿Qué ocurrió?

Este fin de semana vecinos de Juan C. Bonilla se sorprendieron por la formación de un socavón de 100 metros de diámetro y 20 de profundidad que se extendió en terrenos de cultivo de Zacatepec, a causa de una falla geológica que sigue creciendo. Al inicio era un hundimiento de 5 metros de diámetro por 8 de profundidad.

El 31 de mayo, la secretaria de Medio Ambiente, Desarrollo Sustentable y Ordenamiento Territorial, Beatriz Manrique Guevara, señaló que una falla geológica fue la que ocasionó  el socavón

Informó que hicieron una breve evaluación con trabajadores del área de seguridad hídrica y Protección  Civil del estado acompañando a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y que en estos días se profundizará con los especialistas del gobierno estatal y la Federación para prevenir y evitar algún otro riesgo. La investigación de mecánica de suelo e hídrica podría durar hasta 30 días.

“Si bien se menciona de la existencia de un jagüey en ese lugar que fue tapado, lo que consideremos es que hay reblandecimiento de la tierra de cultivo y además, la extracción de los mantos acuíferos que reblandecen el subsuelo; cuando fue mayor la presión del agua que hay en la capa superficial que la del suelo, se genera una variación y el peso sobre la corteza terrestre provoca un hundimiento”,  explicó.