Por defender a una mujer que era maltratada por su pareja, un grupo de cuatro amigos recibió disparos que causaron la muerte de 3 de ellos en un bar de Cuernavaca.

César, su novia,  Jorge, Gustavo y otro amigo habían llegado al bar “Casa Bacacho”, en la plaza Río Mayo, uno de los principales corredores comerciales de Cuernavaca.

Poco después de las 02:00 horas de este lunes, el grupo de amigos presenció una discusión en la mesa contigua y posteriormente vieron cuando un hombre golpeaba a una mujer.

Uno de los amigos de César intervino a favor de la mujer maltratada y eso fue suficiente para que el agresor sacara un arma de fuego y disparara en contra del joven defensor.

Aún con su lesión, el joven buscó la salida del negocio para pedir ayuda y, en el trayecto, escuchó varias detonaciones de arma de fuego: el hombre armado había disparado contra sus amigos y tres de ellos estaban en el suelo, sin vida.

La alerta sobre las detonaciones de arma de fuego fue recibida a las 02:35 horas en el Centro de Coordinación, Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo (C-5).

Una vez en el sitio, personal de la Agencia de Investigación Criminal y de la Unidad Especializada en la Escena del Crimen ubicaron en la planta alta del negocio a los tres jóvenes sin vida y supieron que una cuarta persona había sido llevada a un centro hospitalario por una lesión de arma de fuego.

Los cadáveres estuvieron tendidos sobre el piso hasta las 10:30 horas, cuando el personal de la fiscalía pudo ingresar e iniciar con las investigaciones mediante una orden de cateo.

Así elementos del Servicio Médico Forense levantaron los cuerpos sin vida de Julio César “N”, de 30 años, Jorge Alonso “N”, de 40 años, y Alejandro “N”, de 28 años de edad, mientras peritos en la materia fijaron y embalaron casquillos percutidos para su análisis.

Más tarde, el joven de 22 años que recibió los primeros impactos de bala en un pie dijo a los agentes investigadores que él salió en defensa de la joven maltratada por los clientes de la mesa contigua y en represalia el agresor disparó en su contra.

La Fiscalía General del Estado informó que el agente del Ministerio Público y personal de Servicios Periciales y de la Agencia de Investigación Criminal observaron que el negocio no cuenta con detectores de metales, pero revisan las cámaras de seguridad existentes en la zona para identificar al autor material del triple homicidio. También revisan los permisos para el horario de funcionamiento a fin de deslindar responsabilidades.

Por los hechos registrados, a través de la Fiscalía Regional Metropolitana, se inició la carpeta de investigación correspondiente y se integran los datos de prueba que permitan la identificación del o los responsables directos e indirectos y presentarlos ante la justicia, informó la Fiscalía, según una información del diario El Universal.