Aunque Karina Pérez Popoca busca la reelección para este 2021 en San Andrés Cholula, todavía hay pendientes que su gobierno no logró resolver como el caso de Katherine Galeazzi Benítez que se quedó desempleada luego de que en 2018 una patrulla de la policía municipal la atropellara y la dejara con 15 fracturas en distintas partes del cuerpo y un pulmón perforado.

El gobierno de Popoca solo pagó los primeros gastos médicos y luego se desentendió, aunque la mujer buscó a las autoridades en repetidas ocasiones, debido a que requirió operaciones posteriores que alcanzaron los 300 mil pesos que tuvieron que ser solventadas por ella y su familia a pesar de que el accidente fue responsabilidad de la unidad P-402 con placas UAGP345.

El accidente ocurrió el pasado 13 de octubre del 2018 en la junta auxiliar de Tlaxcalancingo cuando la mujer se disponía a cruzar el bulevar Atlixco, poco antes de llegar a la terminal del RUTA, cuando una patrulla de San Andrés Cholula se subió a la banqueta y la embistió, pero en lugar de detenerse se dio a la fuga sobre el carril destinado para el transporte articulado.

Tras esto Katherine tuvo que dejar su trabajo a causa de que las lesiones le impiden realizar su vida normal, así han transcurrido los 3 años de gobierno de Karina Pérez, sin que las autoridades se hagan cargo por la negligencia del conductor de la patrulla.

La mujer que reside en Chipilo, junta del municipio de San Gregorio Atzompa, actualmente no ha logrado conseguir un empleo que se adapte a sus necesidades y vive en compañía de sus hijos de 8 y 10 años, su mamá y su papá pensionado de 67 años.

La alcaldesa en un inició dijo que se haría responsable del accidente, pero más tarde abandonó el asunto, fue cuando Katherine decidió buscar al Secretario de gobernación, Sergio Mirón Terrón, quien según la afectada le dijo: “puedes quemar la alcaldía y todo San Andrés Cholula, pero no te vamos a pagar”.

Ante esta situación la mujer mandó un mensaje a la presidenta:

“pido que se haga justicia, y que si la señora vuelve a ganar esta vez no solo sea empática con la gente que vota por ella sino también con la gente que solicita su ayuda y que haga responsables a quienes provocan este tipo de situaciones, yo tenía una vida normal, trabajaba y mis hijos iban a escuelas particulares, ahora ya ni trabajo me quieren dar y la señora nunca escuchó mis peticiones”.