Hace unos días, Disneylandia reabrió sus puertas al público, esto luego de haberse mantenido cerrado a causa de la pandemia originada por el covid-19, de tal forma que la atracción dedicada a Blancanieves  creó un debate en torno al beso que el príncipe le da para despertarla.

El parque temático ubicado en California, Estados Unidos reinició actividades a inicios de abril y entre los cambios que ofreció al público, destacó la nueva organización que le dieron al paseo dedicado a la película Blancanieves.

De acuerdo con el Clarín, anteriormente la atracción llevaba por nombre La escalofriante aventura de Blancanieves, la cual es una de las atracciones más antiguas, pues fue inaugurada en 1955 por el propio Walt Disney. Ahora el nombre de la atracción fue reemplazado por el siguiente: El deseo encantado de Blancanieves.

Aunado a ello, en el último pasaje del recorrido se encontraba la muerte de madrastra de Blancanieves, quien también figura como la bruja malvada dentro de la historia, pero que ahora con los cambios se encuentra el icónico beso que el príncipe le da a la joven con la finalidad de despertarla del sueño profundo al que fue sometida por un hechizo.

Sin embargo, esta situación levantó una discusión por parte de dos periodistas del SFGate, quienes se mostraron inconformes por la manera en que Disneylandia comparaba a un beso de amor eterno o verdadero con el beso que Blancanieves había recibido, el cual se llevó a cabo sin su consentimiento.

“No puede ser un beso de amor verdadero si solo una persona, en este caso el príncipe, sabe lo que está pasando", resaltaron los periodistas del San Francisco Chronicle.

Cabe mencionar que, no es la primera vez, que los materiales de Disney han sido criticados, ya que, hace unos años, se criticó a la compañía por las historias de amor que retrataba en sus más famosas películas.

De acuerdo con la campaña mediática que se hizo en contra de Walt Disney Pictures, películas como Blancanieves, La sirenita, La bella durmiente, La bella y la bestia, entre otras fomentaban el estereotipo de mujer abnegada, pasiva y dependiente que se buscaban abolir.

Asimismo, se acusó a Disney de promover el amor romántico, un concepto que, en breves palabras, hace pensar a los involucrados en una relación amorosa que depender emocionalmente de otra persona está bien si es por amor.

Finalmente, como contraargumento a la posición de los periodistas se destacó que, si el príncipe no hubiera besado a Blancanieves, ella jamás se hubiera despertado.

Con información de: El Clarín y e-consulta