El diputado federal poblano Saúl Huerta Corona, acusado de abuso sexual contra un joven de 15 años, se sumó a Morena a finales de 2017, tras dos décadas de militar en el PRI.

El legislador había comenzado el 4 de abril su campaña en búsqueda de la reelección por el distrito 11 de Puebla capital, que comprende la zona sur poniente del municipio.

Es cercano a Ignacio Mier Velazco, otro expriista poblano que ahora es diputado federal de Morena, líder de la bancada en el Cámara de Diputados y actual presidente de la Junta de Coordinación Política.

Con 63 años de edad, Huerta Corona fue detenido el miércoles en un hotel de la Ciudad de México, donde presuntamente abusó sexualmente de un menor de edad que trabajaba con él con autorización de sus padres.

El legislador no ha sido respaldado por Morena, por el contrario, compañeros morenistas y de partidos aliados se han pronunciado a favor de que enfrente la justicia.

La oposición también exige desaforarlo para que pierda la inmunidad parlamentaria y sea investigado.

Solo Mier Velazco ha salido en su defensa, al argumentar que los actos que se le imputan son parte de su vida privada, por lo que no es necesario que se separe del cargo.

Desde el PRI a Morena en 2017 

Huerta Corona fue secretario adjunto del PRI en Puebla en 2011 y 2012, cuando era dirigente estatal Juan Carlos Lastiri Quirós, actualmente ligado al escándalo de desvío de recursos conocido como "La Estafa Maestra".

Como miembro de la dirigencia priista, buscó la candidatura a la alcaldía de Puebla, pero fracasó en sus intentos.
 

Mantuvo esa aspiración por 10 años, pues este año, ya en Morena, compitió por la candidatura a la alcaldía de la capital, que fue asignada a la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco.

Como "premio de consolación", Morena le otorgó la posibilidad de buscar la reelección por el distrito 11, impulsado por Morena, PT y PVEM, partidos de la coalición Juntos Hacemos Historia, que ahora lo dejaron solo con el escándalo de abuso sexual.

Abogado y docente

Huerta Corona estudió Derecho, y antes de involucrarse en la política fue docente de universidad.

Derecho Fiscal, Derecho Romano e Historia de las Instituciones Jurídicas son las asignaturas que impartió, según su ficha curricular entregada a la Cámara de Diputados, aunque no precisa en qué instituciones las impartió.

En 1987 se convirtió en asesor jurídico de la Notaría 10 de Puebla capital, a cargo de José Bustos Jiménez, y mantiene esa función hasta la fecha, ahora con María Bustos Soto como notaria titular.

De 2002 a 2012 fue abogado externo de Grupo Proyecta, empresa inmobiliaria con un negro historial de abusos en San Andrés Cholula y Ocoyucan por la construcción de fraccionamientos y la continua ampliación de Lomas de Angelópolis.

Gris trabajo legislativo

De acuerdo con el registro de la Cámara de Diputados, Huerta Corona solo ha presentado 13 iniciativas propias en los dos años y medio que van de la Legislatura.

Del total de propuestas, seis se han aprobado, mientras que cuenta con tres puntos de acuerdo y solo uno se ha avalado.

Su iniciativa aprobada más relevante es la reforma a la Ley del Impuesto sobre la Renta, para incluir un capítulo especial para fortalecer a las micro y pequeñas empresas mediante el impulso de las cámaras empresariales.

Barbosa llama a esclarecer el caso

Las acusaciones de intento de abuso sexual contra un menor de edad por parte del diputado federal de Morena, Saúl Huerta,  son “muy graves” y el caso debe esclarecerse, señaló el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta.

“Los señalamientos son muy, muy graves en contra del diputado Huerta; hechos muy bochornosos que deben de ser esclarecidos y, en su caso, sancionar a quien tenga responsabilidad”, dijo el mandatario poblano.

En su conferencia de prensa matutina, el mandatario poblano fue cuestionado sobre la denuncia y las afectaciones que tendrá para su partido Morena.

Barbosa respondió que el instituto político no es responsable de las actuaciones de cada uno de sus militantes.

“No voy a pronunciarme en ese sentido, solamente voy a decir que los partidos políticos no son responsables del comportamiento o de conductas de sus integrantes”,  manifestó.