En una entrevista, la modelo estadounidense Tony Starr confesó que la su hija Issabela Camil  fue el gran amor de Luís Miguel y que la ruptura entre estos dos personajes no fue tal cual se retrata en los primeros episodios de la segunda temporada de Luís Miguel: la serie.

Erika Ellice Sotres Starr, mejor conocida como Issabela Camil, mantuvo una relación con el Sol desde finales de la década de los 80 hasta 1995. Según se ha mencionado, Luís Miguel estuvo al lado de la actriz durante 7 años.

Desde la primera temporada de la serie, este personaje cobró relevancia, debido a que se involucra sentimentalmente con el cantante en el momento en que él atraviesa un momento delicado de su vida, así en los primeros capítulos de la segunda temporada veremos que el personaje de Erika es crucial en la vida del protagonista.

En cuanto al personaje, éste es interpretado por Camila Sodi, quien ha mencionado estar contenta de interpretar a Erika, una mujer que permaneció al lado del cantante en uno de los momentos más difíciles de su vida.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

_)

Así, según la dramatización reflejada en Netflix, la ruptura entre estos personajes se dio a raíz de que Luis Miguel se encontraba bastante ocupado con sus presentaciones y su vida privada, por lo que, ni siquiera le respondía las llamadas a su novia.

Por consiguiente, la ruptura entre ambos fue irremediable. Al verse ignorada por el cantante, Erika hace planes de partir a Nueva York.

Sin embargo, en una entrevista que la madre de la actriz Tony Starr hizo para Ventaneando confesó que los hechos no fueron como se narraron en la serie:

“Él era cantante famoso, tenía otra perspectiva de la vida; ella tenía sus proyectos. La vida de él era muy pesada: cantar, vivir de noche, las fiestas, una vida muy diferente a la de Erika, ella nunca quería estar en esos momentos de gente y prensa y entonces empezaron a tener un distanciamiento”, dijo la modelo estadounidense.

Asimismo, destacó que, entre los planes de los jóvenes no estaba casarse, de tal forma que, poco a poco fueron distanciándose, hasta terminar por completo:

“Ninguno quería casarse, pero el puro ambiente de él, no era el ambiente que Erika quería vivir y él empezó a hacer lo que sea, ella empezó a retirarse y eventualmente rompieron, pero eran jovencísimos los dos”, agregó.

Finalmente, mencionó que su hija Erika fue el gran amor de la vida del cantante y que, bien podría haber sido la mujer con la que hubiera podido formar una familia estable: “Y el amor de la vida de Micky sin duda es Issabela, que para mí se llama Erika”, confesó la madre de Erika.

Por su parte, los biógrafos autorizados de Luís Miguel han confirmado que Erika fue el gran amor del cantante, no obstante, destacan que no fue el único:

“Todavía sostienen que fue la gran oportunidad que perdió [Luís Miguel] de formar una gran familia con una buena mujer, que lo quería aun sabiendo que ya era padre de una hija… Luis Miguel se vio superado por el personaje y por el entorno. Erika empezó a sospechar con mucho fundamento que, a pesar de sus nobles intenciones, iba a ser muy difícil consolidar una relación seria con un Luis Miguel que se encontraba en una época de plenitud y que por otro lado, se dejaba arrastrar por los amigos, los encuentros, las parrandas, su admiración por la belleza femenina y las hormonas que alimentaban su vocación de conquistador”

Con información de: Quién