Cada tercer domingo de abril se celebra el Día de los Padrinos y Madrinas, un título que ha sido creado por la religión católica, con la intención de asistir a otra en el momento en que se lleve a cabo un sacramento religioso, ya sea el bautismo, confirmación, primera comunión o boda.

De acuerdo con la religión católica, el sacramento del bautismo es un acto importante para la vida de los creyentes, puesto que se refiere al primero, de tal forma que representa una iniciación por parte del nuevo integrante a la vida cristiana.

De esta manera, el padrino o madrina supone ser una persona que se encargará de guiar y acompañar a la persona durante el resto de su vida, con la finalidad de que cumpla con los dogmas y obligaciones correspondientes a la religión católica.

Lo mismo sucede para los demás sacramentos, que son la primera comunión, la confirmación y el matrimonio. Sin embargo, se destaca el hecho de que no necesariamente pueden ser los mismos, ya que pueden elegirse a otros, los cuales también deberán cumplir con las responsabilidades ya mencionadas a lo largo de la vida de los ahijados.

Origen

Aunque la tradición de contar con un padrino o madrina dentro de las ceremonias religiosas es bastante antigua, no siempre fue así. Según los documentos romanos relacionados con el tema, el bautismo se convirtió en una ceremonia que purificaba a los niños hacia el año II d.C.

De tal forma que era necesario contar con los padres, los cuales garantizaban que la educación del niño sería la adecuada, no obstante, con el tiempo hubo algunas excepciones, pues comenzó a permitirse que estos testigos, por llamarlos de otra forma, no necesariamente fueran los padres.

Finalmente, se tiene documentado que en el año 813 en el Concilio de Múnich quedó testificado, que los padres no deberían actuar como los garantes, por lo que el término madrina y padrino nació.

Funciones y Requisitos

Debido a que la responsabilidad de un padrino o madrina es amplia, se ha creado una serie de condiciones para que una persona pueda fungir de tal forma. Por ejemplo, es necesario que, por lo menos haya cumplido con el sacramento del bautismo, la confirmación y la primera comunión), esto en caso de encontrarse soltera.

Asimismo, deberá asumir un papel importante con la persona, ya que se trata de un papel que va más allá de la ceremonia religiosa, puesto que deberá cuidar y guiar al ahijado, tal cual un segundo padre o madre; razón por la que, socialmente, son vistos así.

Cómo celebrar

La página oficial de los días internacionales señala que, para celebrar este día, solo es necesarios recordar el papel que cumplen estas personas en la vida de otros, ya que, al no estar obligadas, se trata de una convicción. Por lo tanto, se recomienda reconocerlos y respetarlos.

Con información de: diainternacionalde.com

Foto Agencia Enfoque