La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) impugnó en la SCJN la Ley del Notariado del gobernador Miguel Barbosa Huerta, aprobada en ‘fast-track’ por el Congreso de Puebla.

El órgano encabezado por Rosario Piedra Ibarra interpuso una acción de inconstitucionalidad en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), para invalidar porciones de dos artículos de la ley.

La actual legislatura estatal —con mayoría de Juntos Haremos Historia llegó a 15 juicios en la Corte promovidos en su contra solo por la CNDH, de los cuales ha perdido diez.

La Ley del Notariado entró en vigor el 5 de marzo y 10 días después fue “parchada”, ya que el propio gobernador la corrigió para incluir disposiciones de la ley anterior que él eliminó.

La impugnación de la CNDH 

La nueva acción de inconstitucionalidad fue radicada con el expediente 61/2021 y todavía está en espera de ser turnada a la ponencia de algún ministro para su análisis y resolución. 

La CNDH recurrió parte de los artículos 55 y 201, por considerar que son discriminatorios al limitar el ejercicio de una notaría.

Del artículo 55 busca invalidar únicamente el requisito de ser mexicano por nacimiento para poder competir por una patente de notario.

Del artículo 201 la CNDH impugnó toda la fracción 1, que señala:

“Los Notarios sólo podrán ser suspendidos en el ejercicio de sus funciones por las siguientes causas: I. Encontrarse bajo los efectos del auto de vinculación a proceso penal por delito doloso, clasificado como grave por la legislación penal aplicable”.

Dos leyes de Barbosa impugnadas

Esta es la segunda ley de Barbosa Huerta impugnada por la CNDH, pues la otra es la Ley de Educación, recurrida con la acción de inconstitucionalidad 186/2020 por aprobarse sin una consulta previa a comunidades indígenas.

Barbosa Huerta envió al Congreso de Puebla su iniciativa de Ley del Notariado el 25 de febrero, se aprobó sin moverle ni una coma el 2 de marzo, y se promulgó tres días después. El 9 de marzo el mandatario morenista envió sus correcciones al Legislativo, que igual se aprobaron sin cambios el 15 de marzo.

La nueva Ley del Notariado facilita la creación y entrega de notarías porque, entre otras cosas, se redujo de 50 mil a 20 mil habitantes la población mínima para abrir una notaría; se eliminó la figura de notario auxiliar; también el requisito de realizar cuatro horas de prácticas diarias durante un año; se redujo de 5 a 3 años la antigüedad mínima de residencia en Puebla; se suprimió la obligatoriedad de realizar el examen en la sede del Colegio de Notarios y desapareció la obligación de hacer públicos los resultados del examen práctico.