El Masters de Augusta arrancó de forma oficial para celebrar su edición número 85 y lo hizo con un aforo reducido a 10 mil o 12 mil personas al día, aunque en la jornada de este jueves el golfista Rory McIlroy tuvo un acontecimiento en el hoyo 7 que llamó la atención por su particularidad.

El norirlandés golpeó la bola a la izquierda de la calle y su segundo golpe se cruzó hacia la derecha, por lo que terminó por estamparse sobre la pierna de un espectador, quien no era otro que su padre Gerry, el mismo que en 2014 ganara 220 mil euros en una apuesta que había realizado 10 años antes a que su hijo iba ganar el Open Británico antes de los 25 años.

Rory McIlroy, a falta de dos hoyos, marchaba cuatro sobre par camino de firmar su peor inicio en los 13 Masters que ha jugado. El irlandés se encuentra enfocado en un trabajo para intentar recuperar las buenas actuaciones con su swing.

Foto: Captura de Pantalla de Twitter