Una comitiva de comerciantes del Mercado de Amalucan llegó a Palacio Nacional a primera hora de este lunes para protestar contra las obras de remodelación de este centro de abasto, de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y el Ayuntamiento de Puebla.

Los locatarios viajaron a la Ciudad de México para que sean atendidos por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Semáforo rojo, no al despojo”, gritaban los comerciantes durante su manifestación la mañana de este lunes.

Además presentaban grandes carteles en los que exponían que un nuevo mercado no va a mejorar el servicio ni la atención de sus clientes sino el trato al consumidores  y los costos de la actividad comercial.

“Locatarios del Mercado de Amalucan no estamos de acuerdo con la demolición de nuestro mercado como el Ayuntamiento nos lo quiere imponer”, señalaba otro de los mensajes.

El pasado 10 de marzo, el coordinador del Instituto Municipal de Planeación (IMPLAN), Gerardo Ríos Bermúdez, y la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco solicitaron al grupo inconforme, que aseguran es el 20% de los locatarios, establecer diálogos para iniciar con los trabajos preliminares.

El Ayuntamiento de Puebla advirtió que la inversión de 77.9 millones de pesos para la demolición y construcción del nuevo mercado de Amalucan está en riesgo ante la negativa de un grupo de vendedores.

Se ha escuchado a inconformes

Por su parte, la encargada de despacho de la secretaría de Gobernación Municipal, Catalina Pérez Osorio, señaló que hay libertad de expresión y que han buscado diálogo con los inconformes para atender sus inquietudes.

“Se han hecho muchas mesas de negociación con este pequeño grupo de inconformes porque la mayoría de los locatarios están conformes con la remodelación del mercado Amalucan”, agregó.

En su opinión, siempre están alineados a las políticas del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador y que cada agrupación “opta cómo dirigirse hacia las autoridades”.

“Lo que sí quiero ser muy clara es que en nuestras manos ha estado el diálogo con los locatarios”, subrayó.