Zeferino Hernández Huerta, quien es militante del Partido Revolucionario Institucional desde 1997, comenta que la candidatura del PRI para la presidencia municipal se vendió al mejor postor. 

Argumenta que debido a que ya no existen muchos militantes del PRI en Huauchinango, los pocos que quedan acordaron ir en busca de una precandidatura que posteriormente avanzaría a la candidatura, comentó que pagaron una encuesta para saber qué tanto simpatizaban. 

Sin embargo, esa encuesta nunca estuvo en Huauchinango.  

Explica que “pese a que eran pocos los militantes ya establecidos, que residen en el lugar, fue elegido para la candidatura otra persona, que ha vivido 10 años en Puebla”, por lo que los militantes decidieron renunciar a la militancia en Huauchinango. 

Para él, esta decisión se tomó con base en intereses económicos por parte del dirigente estatal del partido Néstor Camarillo, quien, para él, no cuenta con la sencillez ni humildad de acercarse a ellos para explicarles qué fue lo que pasó.  

Por último, comentó que en varios municipios de Puebla, pasa lo mismo, que los candidatos están siendo escogidos por dedazo y que se están vendiendo las candidaturas al mejor postor.