Un zafarrancho ocurrió en la zona de la 46 Poniente luego de que comerciantes de la zona vapulearon a elementos del área de Grupos Especiales de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, que presuntamente intentaron sembrar droga a un detenido.

Aproximadamente a las 13:00 horas del 2 de marzo, cuando elementos del área de Inteligencia de la corporación, a cargo de Jaime Padilla Barrientos, llegaron a la Avenida Héroes de Nacozari y 46 Poniente.


Locatarios de la zona y reportes policiales indicaron que policías vestidos de civiles y en coches particulares, acompañados de dos patrullas de la de la Policía Estatal, intentaron detener a un comerciante de la zona.

Otros comerciantes de la zona señalaron que los agentes retuvieron al sospechoso argumentando que tenía drogas y señalaron que eso era falso y que los policías llevaban las sustancias que pretendían sembrarle.

El hecho provocó un altercado que hizo que los elementos de Inteligencia huyeran del lugar, dejando ahí únicamente a los elementos de Grupos Especiales que iban en las patrullas, mismas que fueron vandalizadas con piedras y palos.
 

Se reportó que dos policías resultaron con golpes y tuvieron que ser llevados por sus compañeros al hospital del Issstep para recibir atención hospitalaria debido a las contusiones múltiples que sufrieron.
 

No es la primera vez que el grupo de Inteligencia de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal es señalado por excederse en sus facultades al momento de detener a presuntos delincuentes, así como de fabricar pruebas para lograr las aprehensiones.

A diferencia de un agente ministerial, que puede ejecutar detenciones a través de órdenes de aprehensión, los policías estatales no tienen esa facultad y solamente pueden detener a alguien si está cometiendo un delito en flagrancia.

Es por ello que en más de una ocasión se les ha señalado de sembrar droga a los sospechosos para así poder detenerlos y presentarlos ante el Ministerio Público por la comisión de delitos contra la salud.