El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) aseguró que una vez que entre en funciones la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, se van a generar conflictos legales con las empresas afectadas y un aumento de precios para los consumidores finales en el país.  

El presidente del organismo, Carlos Salazar Lomelín, dijo que los legisladores no escucharon las consecuencias que una modificación a la ley tendrá para los mexicanos.

Expuso que serán muchas las secuelas de esta ley , sobre todo en los litigios que las empresas generarán ante el Poder Judicial, para hacer valer sus derechos al invertir en México.

 Salazar Lomelín reconoció que desde el sector privado no pueden manejar la idea de que la electricidad no subirá en los hogares de los mexicanos “pero sí les subirá a todos los agentes económicos, y que el costo implícito de este 26 por ciento más caro, se traducirá en una adición de 60 mil millones de pesos anuales, que tendrán que ser financiados de alguna manera”.

“O se financia porque la electricidad que va a ir a dar a los agentes económicos será más cara, o se financia porque la Secretaría de Hacienda tendrá que subsidiar estos 60 mil mdp. En última instancia, cualquiera de las dos alternativas, tendrá un impacto en los consumidores finales.

El consumidor tendrá que pagar vía precios, ese pantalón que le va a salir más caro, esa camisa, bien que va a comprar, ese kilo de tomate que va a consumir, ese kilo de pasta, o ese kilo de carne, será más caro porque la electricidad para producirlos será más cara”, aseguró.