Pobladores de Santa María Coyomeapan e integrantes se Mascip dieron a conocer que el proyecto hidroeléctrico Coyolapa-Atzala que se pretendía instalar en la Sierra Negra de Puebla logró ser suspendido luego de cinco años de lucha y tras haber solicitado un amparo.

Leonel Rivero Rodríguez representante legal del Movimiento de Autogestión Social, Campesino Indígena (Mascip) señaló que fue en marzo de 2018, cuando el Juzgado Tercero de Distrito en Materia de Amparo Civil, Administrativa y del Trabajo y de Juicios Federales en el Estado, determinó dejar sin efecto la licencia de impacto ambiental, por ello el proyecto quedó suspendido.

Asimismo, indicó que fue el pasado 21 de febrero que el mismo juzgado decretó el sobreseimiento de amparo indicando que fue el desistimiento y la suspensión de la autorización ambiental, lo cual tuvo como consecuencia que no fuera realizado dicho proyecto

La cancelación también surtirá beneficio en los municipios de San Sebastián Tlacotepec y San Pablo Zoquitlán, ya que la ejecución del proyecto hidroeléctrico también abarcaría esas zonas.

El representante legal explicó que la pretensión de construir una hidroeléctrica en esa zona causó molestia en los pobladores, ya que no se les consultó, únicamente se les fue notificados, con los cual, consideraron que se violaron sus derechos indígenas.

Por último, manifestó que será muy difícil que la empresa que llevaba el proyecto vuelva a querer retomarlo, pues deberá empezar con los procedimientos que realizó hace cinco años y el rechazo de los pobladores sería el mismo.