Con el tiro de gracia y huellas de tortura, fueron descubiertos los cuerpos de dos personas en un paraje del municipio de San José Chiapa, cerca de la Hacienda conocida como San Isidro Leñador. 

Los cadáveres, según las primeras investigaciones de las autoridades ministeriales, tenían signos de tortura, un orificio por proyectil de arma de fuego en la cabeza, además de que estaban maniatados.

Ante las condiciones en las que fueron encontrados los cuerpos de las víctimas de entre 25 y 30 años de edad, los agentes investigadores no descartan un doble homicidio relacionado por ajuste de cuentas entre bandas delictivas que operan en la zona. 

Policías municipales como primeros respondientes se encargaron de la recolección de datos e indicios los cuales fueron anotados en la respectiva carpeta de investigación, a través de la cual la Fiscalía de Puebla buscará dar con los responsables y esclarecer los hechos. 

Los dos cadáveres fueron enviados al anfiteatro para que tras la necropsia de ley se confirme la causa de muerte, además de que se espera que alguien llegue a realizar pleno reconocimiento de las víctimas.