Especialistas en la materia y público en general se dieron cita este martes, 16 de febrero, para conocer un poco más a fondo la historia de las logias. Una circunstancia que ha sido posible gracias a la presentación de la obra “La Masonería en Guadalajara”, que se ha desarrollado en el Centro Histórico.  

El evento –durante el que se respetaron todas las medidas sanitarias surgidas de la pandemia– ha tenido lugar desde las 17.00 horas en el Café–Galería Amparo, en el  Barrio del Artista. Allí ha intervenido el autor del título, el historiador y periodista español Julio Martínez García, quien –durante algo más de 30 minutos– ha desgranado todos los detalles del compendio.

Uno de los puntos que más interés generó fue el relativo a la masonería femenina. Guadalajara se convirtió en uno de los territorios que más tempranamente aceptó a mujeres en las logias, de la mano de la agrupación “La Caracense nº 222.

De igual forma, el autor del libro se detuvo en torno la “leyenda negra”que persigue a la mencionada sociabilidad, explicando el porqué de esta circunstancia y el hostigamiento que –asociado a la misma– sufrió dicha entidad. Esta persecución estuvo vinculada a la pretensión de las Monarquías Absolutas y de la Iglesia del siglo XVIII para evitar que se les discutiese su poder.

Todo ello en un momento en el que sectores no privilegiados buscaron sociabilidades –como la Masonería– para poder participar en el espacio público. De hecho, hasta el siglo XIX, y debido a la estructura estamental existente en muchos países, poco más del 2% de la sociedad podía participar en asuntos políticos. Y entidades como las logias intentaron canalizar el deseo de colaboración ciudadana del 98% restante.

Por tanto, en este libro, y aunque está centrado en el caso guadalajareño, no pierde la perspectiva general, generando –así– una estructura innovadora. “Se trata de un trabajo que va de lo general a lo particular. Primero he querido realizar un panorama de la mencionada sociabilidad a nivel internacional, para –seguidamente– centrarme en el devenir de las sedes masónicas arriacenses”, explicaba el experto. “La historia local se ha de comprender en función de la global. Y viceversa. No se puede entender la una sin la otra”, explicaba.

Tras la intervención inicial de Julio Martínez García se dio paso al turno de preguntas del público. Durante el mismo, el especialista resolvió todas las dudas de los asistentes. La propuesta finalizó con un ágape, en la que el público y el escritor pudieron conversar e intercambiar perspectivas. “La respuesta de la ciudadanía ha sido muy positiva. Los libros, el pasado y la cultura siguen interesando mucho a la población”, señalaba el investigador.

«La Masonería en Guadalajara» es un libro publicado por «AACHE Ediciones» y que hace el número 111 de la colección «Tierra de Guadalajara». A lo largo de sus 166 páginas, el autor efectúa un repaso al devenir de las logias caracenses. Lo hace, además, poniendo especial énfasis en los siglos XIX y XX, periodos de mayor efervescencia masónica en Guadalajara. Todo ello con un enfoque divulgativo, para explicar lo que supuso la mencionada sociabilidad en la zona.

“He intentado hacer una labor de investigación de fuentes, tanto primarias como secundarias. Sin embargo, no he querido dejar de lado la perspectiva pedagógica, con el empleo de un lenguaje ágil y sencillo”, indicaba Julio Martínez. En la presentación han colaborado «Océano Atlántico Editores» y la agencia de marketing «Incendiarios», radicada en Ciudad de México.

Julio Martínez García (Guadalajara, España, 1985) es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y graduado en Historia por la de Salamanca. También ha realizado el máster en Estudios Latinoamericanos, así como las maestrías en “Historia de la Masonería en España” y en  “Periodismo Transmedia”.