La pandemia de SARS-CoV-2 en Puebla ya provocó el cierre temporal de la cadena Cinemex, de Grupo México, pero en números totales esta industria perdió sólo por recaudación en taquilla 594 millones de pesos en 2020, comparado con el año inmediato anterior.

Información proporcionada por la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (Canacine) muestra que al estar cerrados prácticamente el segundo y tercer semestre del año, los 38 complejos afiliados únicamente recaudaron 108 millones de pesos por concepto de taquilla.

Esta cifra es 594 millones de pesos más baja que lo recaudado por el mismo concepto en 2019, cuando con un complejo cinematográfico menos, la industria recaudó 702 millones de pesos por derecho de admisión a sus salas, siendo esa la cifra más alta de ingresos desde el 2011.

La cifra histórica de la Canacine muestra que Puebla, hasta antes de la pandemia, tenía un crecimiento sostenido en sus ingresos ya que año con año iban aumentando, derivado de los 12.9 millones de boletos que se vendieron al cierre del 2019, pero que para el 2020 bajaron a solo 1.9 millones que se vendieron en el primero y último trimestre, ya con medidas restrictivas de sanidad.

Por lo que hace a la infraestructura del sector, la Canacine mostró que hasta 2018 había 32 complejos afiliados con 263 salas de exhibición, mientras que para 2019 subieron a 37 cines con 280 pantallas.

Los números muestran que para el 2020 las expectativas eran de crecimiento pues sumaron un complejo más para un total de 38 y 290 salas de exhibición, situación que terminó por no traducirse en más ingresos a consecuencia de la pandemia del Covid-19.

A principios de esta semana la empresa Cinemex decidió cerrar sus complejos en Puebla, Guadalajara y Monterrey por un mes, pero esta medida podría extenderse por más tiempo si las condiciones de la pandemia no les permiten volver a su ritmo habitual.

El otro gigante de la industria en México: Cinépolis, se solidarizó con la situación de Cinemex pero anunció que de momento no tienen planeado cerrar algún complejo en el país, aunque apelan a que las autoridades los consideren una industria esencial para la economía y la generación de empleos.