El gobernador Miguel Barbosa Huerta se pronunció porque se investigue la participación de los jueces federales involucrados en el caso del exmandatario Mario Marín Torrespreso en Quintana Roo por el delito de tortura.

El mandatario dijo que debe aplicarse la ley con rigor y, de paso, revisar el desempeño de los jueces que le otorgaron amparos para permitir su libertad por más de una década.

“Me pronuncio porque se investigue la participación de los jueces federales que otorgan suspensiones y que permiten la evasión de delincuentes”, dijo.

Barbosa agregó que en su administración “pasa (ocurre) todo el tiempo”, porque se otorgan suspensiones de procedimientos, por amparos de jueces federales, que permiten que presuntos delincuentes puedan seguir su proceso penal en su casa.

Consideró que es muy complejo el proceso jurídico en contra de Mario Marín, pero no hubo sorpresa que se dictara auto de formal prisión y que, por eso, el trato que debe dársele es como a cualquier ciudadano. 

Asimismo, reiteró que Puebla y el país deben conocer sobre los hechos lamentables de hace 15 años, cuando gobernó el PRI.

Lamentó que el Consejo de la Judicatura Federal y los abogados no tengan profesionalismo ni ética para desempeñar sus cargos.

“Por supuesto, me pronuncio porque los consejos de la judicatura de cada Poder Judicial, federal o local, revisen y no nada más solapen a quienes pueden haber cometido alguna irregularidad en el ejercicio de sus funciones”, concluyó.