Morena en Puebla desconoció la sesión del Consejo Estatal donde se nombró a Mario Bracamonte González delegado en funciones de presidente estatal, y lo acusó de anomalías en el uso de recursos y patrimonio del partido.


La dirigencia estatal no descartó que el gobernador Miguel Barbosa Huerta impulse la designación, pero anunció que interpondrá denuncias contra quienes la avalaron el domingo.

El dirigente Edgar Garmendia de los Santos señaló este lunes que el nombramiento es inválido porque el consejo carece de facultades para nombrar delegados.

En rueda de prensa precisó que solo el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) puede designar y remover delegados, tal como lo hizo con Bracamonte González.

Saul Papaqui Hernández, presidente del Consejo Estatal, refirió que la sesión carece de validez porque fue convocada por el ahora delegado a pesar de que ya no ostentaba el cargo.

Bracamonte González fue nombrado delegado originalmente en enero de 2019, lo removió el CEN el 28 de febrero de 2020 y, tras varios juicios, su destitución se ratificó el 18 de enero de este año por la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia (CNHJ).

A raíz de eso el domingo se reunieron para devolverle el cargo consejeros afines a Barbosa Huerta y al diputado local Gabriel Biestro Medinilla, quien busca la candidatura a la alcaldía de Puebla.

Garmendia de los Santos advirtió que presentarán denuncias en la CNHJ contra quienes convocaron y participaron la sesión, además de que buscarán que los acuerdos y el nombramiento se declaren inválidos.

No descartan mano de Barbosa

Alfonso Bermúdez, representante electoral de Morena, no descartó que Barbosa Huerta impulse a Bracamonte González, por lo que exigió que se respeten los estatutos del partido.

"Desconocemos si dentro de este movimiento se encuentre la postura del señor gobernador; reiteramos el respeto al gobernador, a las instituciones, pero sobre todo, exigimos que se hagan valer los estatutos", expresó.

Garmendia de los Santos ahora confirmó lo que antes había negado, respecto a que hace unos meses se conformó una mesa de negociación entre los diferentes grupos de Morena.

Hizo público que en esa mesa hubo "gente muy cercana al gobernador" y todos se comprometieron a dialogar en paz con miras al proceso electoral.

Sin precisar por qué se rompió la negociación, llamó a retomar el diálogo y formar acuerdos, pues sostuvo que su dirigencia está abierta para todas las corrientes.

Acusan desfalco de Bracamonte

Alfonso Ramírez denunció que Bracamonte González se ha negado a cumplir con el proceso entrega-recepción desde que fue destituido el año pasado.

Lo acusó de que entregar cinco camionetas, equipo de cómputo y mobiliario que pertenecen al partido, además de ser el culpable de las multas por diversas anomalías en el uso de recursos.

Señaló que el Instituto Nacional Electoral (INE) multó a Morena Puebla con 11 millones 96 mil pesos por reportar gastos "que carecen de objeto partidista" y por no reportar los recursos destinados al fortalecimiento de la participación política de las mujeres.

Abrió la posibilidad de proceder jurídicamente contra Bracamonte González, pero por ahora le exigió entregar los bienes del partido a la administración de Garmendia de los Santos.