Joe Biden llega a la presidencia de los Estados Unidos bajo un contexto bastante complejo y ante una cuádruple crisis, comenzando por la económica y desempleo que se ha venido agravando por la pandemia del COVID-19, asentó Derzu Daniel Ramírez Ortiz, catedrático de la Licenciatura en Relaciones Internacionales de la UPAEP.

Apuntó que el presidente Biden buscará regresar a los Estados Unidos al plano internacional para ejercer ese liderazgo mundial que ha caracterizado a esta nación en otros tiempos.

Ramírez Ortiz externó que el gobierno mexicano “debe tomarle la palabra al gobierno de Joe Biden, sobre todo, en los cambios fuertes que ha anunciado con respecto al control de armas, y con respecto a la migración, porque son temas que son de absoluto interés nacional para nuestro país”.

Agregó que sería inteligente por parte del gobierno de México, hacer que muchas de esas decisiones que pretende tomar el mandatario norteamericano, las cumpla y escuche el punto de vista de las autoridades de nuestra nación.

El  académico lamentó que por parte del gobierno mexicano se puede observar un distanciamiento con la nueva administración de los Estados Unidos, y se pueden ver tres aristas; primero los desaciertos diplomáticos, como la visita de Andrés Manuel López Obrador al presidente Donald Trump el año pasado en pleno periodo electoral; una felicitación que llegó tarde al actual mandatario Joe Biden por su triunfo en las elecciones y una declaración “tímida con respecto al asalto al Capitolio”.

Una segunda arista causada deliberadamente por el gobierno mexicano tiene que ver con los temas de agenda bilaterales, como los cambios exprés a la Ley de Seguridad Nacional de México, que se hicieron en diciembre del año pasado y que de aplicarse como está provocará muchas fricciones con el gobierno norteamericano en temas de información y seguridad entre ambas naciones; y la decisión de la Fiscalía mexicana de exonerar al general Salvador Cienfuegos, lo cual no fue bien recibido por el gobierno de los Estados Unidos, entre otros incidentes mal ejecutados por el gobierno de México en el campo diplomático, acotó Derzu Ramírez.

Dijo que el tercer punto, tiene que ver con una serie de acciones por parte de las autoridades mexicanas que contradicen abiertamente o que entran en cierta disputa con el texto del tratado comercial entre Estados Unidos y México, como es el tema de la generación de energías limpias y las inversiones extranjeras en este rubro para la generación de energías renovables en nuestro país.

Por último, señaló que el gobierno de México debe cambiar su discurso de fricción en su relación con los Estados Unidos porque puede correr el riesgo de que seamos vistos como “un vecino distante y problemático”; por ello, es necesario cambiar la retórica y establecer las condiciones de colaboración con los vecinos del norte, para mejorar las relaciones con la administración de gobierno entrante.