Los mensajes intervenidos por la DEA (Administración de Control de Drogas, de los Estados Unidos) a presuntos delincuentes, para inculpar al general Salvador Cienfuegos “rayan en la estupidez”, pues en uno de ellos se menciona que le entregaron 10 millones de pesos para llevar a cabo un “golpe de Estado”, dijo el militar.

El general también descartó tener alguna relación de parentesco con el gobernador de Sinaloa y dijo que es falso que haya ordenado o prohibido que se realizaran operaciones contra diversos grupos criminales, como el de Juan Francisco Patrón Sánchez, El H2, del cártel de los Beltrán Leyva.

En su declaración rendida el 9 de enero ante la Fiscalía General de la República (FGR), Cienfuegos dijo que la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicana y el Reglamento Interior de la Sedena dejan claro que “no es función ni responsabilidad” del titular de la dependencia la planeación, conducción o participación de las operaciones que, en materia de combate al narcotráfico, realizan cotidianamente las tropas a lo largo y ancho del país. “Consecuentemente, es falso que, como secretario de la Defensa Nacional, yo haya ordenado o prohibido en particular que no se ejecutaran operaciones contra determinados delincuentes o grupos criminales en (Nayarit) toda vez que la facultad no me correspondía ejercer, ni en esa entidad, ni en ninguna otra del país”, dijo en su declaración ministerial, según una nota del diario El Universal.

Foto eleconomista.com