El enjuiciamiento del general Salvador Cienfuegos podría reiniciarse en los Estados Unidos, advirtió una portavoz del Departamento de Justicia.

En su orden para cerrar el caso, la juez  Carol Bagley Amon dejó el caso contra Cienfuegos sobreseído con reservas (dismissed without prejudice, en inglés), desechando el proceso judicial por entonces pero permitiendo que pudiera volver a perseguirse a futuro.

La FGR señaló este viernes que no encontró evidencia de delito alguno de las imputaciones que se hicieron al ex titular de la Sedena durante el gobierno de Enrique Peña Nieto por lo que no emprendería acción legal en su contra.

El retorno de Cienfuegos a México libre de cargos fue una decisión tomada el 17 de noviembre por sorpresa, y que salió directamente del por entonces fiscal general de la Unión Americana, William Barr.

El presidente Andrés Manuel López Obrador respaldó la decisión de la FGR de no enjuiciar al militar e incluso dijo que la DEA, agencia estadounidense de combate contra las drogas, “fabricó” el caso contra el general.

Estados Unidos, en varios documentos judiciales presentados ante una corte federal de Nueva York donde se había presentado el caso de Cienfuegos acusándole de narcotráfico, aseguraba que había “evidencias robustas, incluidas miles de comunicaciones interceptadas entre miembros del cártel H-2, el acusado [Cienfuegos] y otros funcionarios corruptos", según una información del diario El Universal.