Las declaraciones Nay Salvatori sobre la aplicación de vacunas a doctores de instituciones privadas y públicas causaron gran revuelo, por lo que la diputada salió a aclarar que ella nunca dijo que no se vacune a los médicos de instituciones privadas.

“El hospital puede llegar a cobrar hasta 300 mil pesos al día, ahora, el médico que trabaja en un hospital privado cobra por atender por paciente (…) un médico que trabaja en un hospital público atiende miles de pacientes ganando exactamente el mismo sueldo”, expresó Salvatori.

“Si lo vemos en el tema económico, le alcanzaría más, si se llega a contagiar, pagar su tratamiento a un médico de un hospital privado que de un público”, agregó.

Las palabras de la legisladora le trajeron muchas críticas Nay y entre los que se mostraron molestos con ella está Chumel Torres.

“Esta es una franca rayada de madre para todo el personal medico rajándose la madre luchando contra este virus. Alguien póngale un bozal a esta diputada por amor a cristo”, expresó Chumel en Twitter.

“Lo malo de tener diputados y diputadas sin preparación. Pareciera que por trabajar en una empresa privada se perdiera la nacionalidad mexicana. Las vacunas son el derecho de todos las personas, empezando por los médicos que están n la zona de alto riesgo. Pena ajena!”, agregó un usuario de Twitter a lo expresado por el influencer.

Ante la acción de Torres, Nay le respondió llamándolo chayoyero y periodista de cuarta.

La polémica se armó en las redes sociales en donde se mencionó la importancia de vacunar a todo el personal médico, aunque sí se hizo referencia a las cantidades de dinero que ganan los doctores particulares; incluso se mencionó que algunos de ellos ya están vacunados.

“Y si mejor te lo ponemos a ti por misógino? Tanto extrañas tus chayotes que por eso te fascina polarizar. Tu y yo tenemos algo en común: yo soy Diputada de la cuarta y tu periodista de cuarta. Aprende a respetar a las mujeres, patán”, es la respuesta de Salvatori.

Y Chumel decidió terminar con el intercambio de mensajes, no sin antes decirle a Salvatori que ella no debía ser diputada.

“Ni yo soy periodista, ni alguien como usted debería ser diputada. Bonita noche. La dejo porque estoy echando whiskys con mi hermano”, escribió Torres.