Por cuarto día consecutivo, México registró una cifra récord de contagios por Covid-19 con 16 mil 105, con lo que se alcanzó un acumulado de 1 millón 524 mil 36 casos positivos.

El número de muertes subió a 133 mil 204 con las mil 135 que se registraron ayer, según datos de la Secretaría de Salud (Ssa).

El avance de casos de Covid también ejerce una severa presión en crematorios de capitales como la Ciudad de México, Guadalajara Y Monterrey  

La ocupación de camas generales a nivel nacional es de 56 por ciento. La CDMX alcanzó el 90 por ciento y Guanajuato el 85 por ciento. La ocupación de camas con ventilador en el país es de 48 por ciento. Dos estados rebasan ese nivel: Ciudad de México con 85 por ciento y Edomex con 81 por ciento, según una información del diario Reforma.

Crematorios son insuficientes

Con más de 6 mil 762 hospitalizados y al menos 23 mil 292 muertos reconocidos por Covid-19, crematorios y funerarias de la Ciudad de México están desbordados en su “nuevo pico”.

Aunque duplican horarios y realizan incineraciones hasta en la madrugada, los 17 crematorios en la capital del país no son suficientes.

La misma situación se registra en otras ciudades, como Monterrey y Guadalajara.

 De acuerdo con testimonios, tardan más de 48 horas en cremar un cuerpo y la espera de nuevos deudos aumenta. “Este segundo rebrote, el sector funerario lo ve ya muy preocupante, es alarmante. Aunque la autoridad ha puesto todas las facilidades y hemos trabajado de la mano, lamentablemente ya no nos damos abasto”, explica David Vélez, presidente de la Asociación de Propietarios de Funerarias y Embalsamadores de la CDMX.

El manejo de miles de muertos sin descanso en 10 meses de la pandemia los marca. Hasta 20 por ciento del gremio ha fallecido durante la pandemia y 50 por ciento se ha contagiado. “Ya no sé si estoy estresado o estoy loco, así en esa magnitud. Da mucha pena comprender a alguien que te ruega que le hagas un servicio funerario”, añade Vélez. El aumento de muertos es tal que se dimensiona hasta en procesos burocráticos. Un trámite que antes se realizaba en 10 minutos para liberación de cadáveres, ahora les toma hasta 12 horas.

La Asociación de Funerarias estima que los decesos aumentaron 500 por ciento comparado con un año sin pandemia y más de 100 por ciento contra.