El 2020 terminó con un saldo de 647,000 despidos, lo que representa la pérdida de 3.2% de los 20 millones 421,442 empleos registrados ante el IMSS al 31 de diciembre del 2019.

Aunque la cifra exacta se conocerá a partir del día 10 enero, cuando el IMSS emita el conteo oficial, ya se puede adelantar que pese a que la del 2020 fue la mayor ola de despidos en medio de una crisis económica desde la de 1995, no llegó a la magnitud de la observada ese año, cuando la crisis financiera interna en el país destruyó 8% del empleo formal, equivalente a 814,465 plazas laborales.

La mayor crisis económica previa a la actual, la del 2008-2019, dejó, por su parte, 29,589 despidos en el 2008 (0.2% del empleo total) y 171,713 bajas en el 2009 (1.2% del empleo del año previo). Tanto en 1995 como en el 2009, los niveles de empleo formal se recuperaron o más que recuperaron al año siguiente, según una información de El Economista.

Diciembre corta racha: AMLO culpa al outsourcing

En diciembre pasado se perdieron en México 277,000 empleos formales registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), adelantó el sábado el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Durante el último mes del año se cortó una racha de cuatro meses en la reactivación del empleo, que contabilizó de agosto a noviembre la creación de 555,600 puestos de trabajo, luego de la pérdida de un millón 117,854 plazas observada de marzo a julio a causa del parón económico para frenar el avance del Covid-19.

El presidente López Obrador culpó al esquema de subcontratación laboral (outsourcing) en el país de la pérdida de empleos de diciembre pues, acusó, se trata de una práctica utilizada por algunas empresas para eludir el pago de las prestaciones de fin de año de los trabajadores.

Bajo esta premisa -que ha sido rebatida por el sector privado- de la mano de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) y el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), el IMSS llevó a cabo una campaña el mes pasado para disuadir a las empresas de que llevaran a cabo despidos con la intención de recontratar a los trabajadores en enero, práctica que, dijeron, han identificado en años pasados y “es irregular”.