Tras la muerte del comandante y jefe de grupo de la Fiscalía General del Estado, Leopoldo Ramos Antonio, el organismo procurador de justicia anunció una investigación interna para fincar responsabilidades pues previo al accidente vehicular en la autopista Amozoc-Perote, el funcionario había estado en un convivio.

La Fiscalía General del Estado confirmó que el comandante Leopoldo Ramos Antonio y otro elemento que conducía un auto particular, habían estado en un convivio al que asistieron después de concluir sus labores.

Ante este hecho la Fiscalía investiga el hecho culposo ocurrido, mismo que quedará plenamente esclarecido en breve y se procederá conforme a derecho contra quien resulte responsable.

Asimismo se dará vista al Órgano Interno de Control, así como a la Visitaduría General y en su caso ante la instancia correspondiente por la probable comisión de conductas infractoras de normas administrativas.

Aunque la autoridad ministerial no dio más detalles, versiones ministeriales indicaron que el comandante iba en estado de ebriedad al momento del accidente y por ello circulaba a exceso de velocidad cuando invadió el carril y se estrelló con una nodriza.

Tras fatídico accidente ocurrido la noche del sábado en la autopista Amozoc-Perote y con los atenuantes mencionados, la Fiscalía General del Estado ordenó a todos sus elementos operativos entregar armas de cargo y vehículos oficiales apenas terminen su turno.

Al  respecto la Fiscalía General del Estado de Puebla seguirá aplicando la normatividad de la materia que rige el uso de bienes institucionales, así como la relativa a la portación de armamento autorizado, la que por cierto, es regulada por ordenamientos federales.