Citlali, La Inge, se convirtió en la séptima eliminada, en MasterChef México, en una competencia donde lo exótico fue el elemento que dominó el programa.

El reto de eliminación fue cocinar un ingrediente típico de la comida de Tabasco, el pejelagarto, algo que a los participantes se les complicó.

Fernando Stovell, especialista en la cocina europea y chef recurrente de la familia real británica, fue el chef invitado, por ello se pusieron cajas doradas haciendo alusión a la realeza.

Los participantes descubrieron ingredientes que hacen referencia a las raíces mexicanas y que sería para celebrar al emperador Moctezuma.

<iframe src="https://www.facebook.com/plugins/video.php?height=314&href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2FMasterChefMX%2Fvideos%2F2871699843073678%2F&show_text=false&width=560" width="560" height="314" style="border:none;overflow:hidden" scrolling="no" frameborder="0" allowfullscreen="true" allow="autoplay; clipboard-write; encrypted-media; picture-in-picture; web-share" allowFullScreen="true"></iframe>

Para el reto los cocineros tuvieron conejo y pato, en donde los chefs les hablaron de cómo cocinar la carne ya que en la época prehispánica: sin grasa y utilizando muchas verduras.

Celia Florián fue la otra chef invitada, quien es experta en comida prehispánica. Ella enseño sobre ingredientes principales como jumiles, huevos de mosca y hormiga chicatana, y que no deberían ser cocinados con sal, ajo y cebolla.

En este reto el platillo de La Inge fue el que menos gustó a los chefs, recibiendo duros comentarios como el del chef Herrera: “Esto es el trabajo de un niño de primaria que está aprendiendo a cocinar”, expresó el experto.

Erubiel, Isabel, Rolando, Osvaldo, Salime y La Inge fueron quienes portaron el mandil negro y para el reto de eliminación.

El reto lo perdió la Inge, quien dijo adiós a sus compañeros; pero lo hizo a su manera: "Basta de estereotipos y viva el poder femenino", expresó.