La toma del Congreso de Puebla continuará una semana más porque los diputados siguen sin comprometerse a cumplir las demandas de las feministas.

La tercera reunión entre manifestantes y la Junta de Gobierno concluyó sin acuerdos sobre el plantón que hay fuera y dentro del poder Legislativo desde el 24 de noviembre.

El encuentro virtual realizado este viernes a la 1 de la tarde fue únicamente para confirmar próximas reuniones con autoridades y diputados.

Las mujeres sentenciaron que levantarán la toma del Congreso hasta que sean escuchadas por el gobierno de Miguel Barbosa Huerta y los legisladores se comprometan a analizar la despenalización del aborto.

Aprovecharon para reprochar al presidente de la Junta de Gobierno, Gabriel Biestro Medinilla, por presumir a los medios de comunicación acuerdos inexistentes o decisiones unilaterales, como la supuesta conclusión de la protesta.

A la vez reclamaron que continúa el acoso de policías estatales que ingresaron al Congreso desde el 30 de noviembre y que se visten de civiles para confundirse con el personal.

Condenaron además la dilación para el análisis de la despenalización del aborto, pues no hay fechas establecidas pese a que Biestro Medinilla prometió que se negociarían esta semana.

Los legisladores pretenden que el tema se discuta en el pleno hasta abril de 2021, mientras que las activistas demandan agilizar el tema para que salga en febrero o marzo. 

Exigen atención de gobierno 

En la reunión de casi una hora las feministas exigieron a los diputados garantizar que a la mesa interinstitucional del lunes 14 de diciembre acuda el gobierno estatal y la Fiscalía General del Estado (FGE).

Esto al reprobar que en la primera mesa llevada a cabo el miércoles solo participaron legisladores, la Comisión de Derechos Humanos (CDH) y la Comisión Nacional para Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim).

De nueva cuenta Biestro Medinilla no se comprometió a cumplir con la demanda de las mujeres al señalar que “no se puede obligar” a que las autoridades participen en la mesa.

Lo único que se concretó es que apenas la próxima semana los diferentes grupos parlamentarios se reunirán por separado con las activistas para escucharlas y fijar su postura sobre el aborto.

A partir de esto se podría negociar las fechas para el parlamento abierto y la elaboración de las reformas. 

Por lo anterior las manifestantes convocaron en sus redes sociales a “reforzar” la toma del Congreso mediante la suma de más mujeres y relevo de las que ya llevan varios días.