Después de que el gobernador acusó una presunta influencia económica por parte de la familia de Yamil G. para favorecer su liberación en el caso del joven atropellado en la Vía Atlixcáyotl, la familia del sospechoso señaló que nunca pagó un soborno y jamás se han negado a reparar el daño moral, como lo establece la ley.

En entrevista con e-consulta el hermano de Yamil G. –quien optó por reservar su nombre- indicó que contrario a lo que ayer señaló el gobernador Miguel Barbosa Huerta en su conferencia matutina, lo único que han hecho es apegarse a la ley y mostrar toda su disposición de reparar el daño moral, en medida de lo posible y entendiendo que la vida de Juan Carlos Medel Villa no tiene precio.    

Señaló que era un problema entre particulares y que el homicidio culposo que se cometió no amerita una prisión preventiva ya que el presunto responsable está dispuesto a pagar el acuerdo reparatorio que se establezca en un lapso donde la familia de Juan Carlos incluso podría obtener una suma más alta que si la fijara un juez a través de un procedimiento penal normal.

Sobre la presunta corrupción que el gobernador señaló en la liberación de Yamil, su hermano recalcó que fue un documento de una hoja donde el papá de Juan Carlos aceptó cambiar a su abogado y autorizó a Alejandro Julián Rojas, a llegar a un acuerdo reparatorio pero dijo desconocer por qué después el señor José Prisciliano Medel decidió retractarse.

En su dicho, señaló que nunca pagaron sobornos a nadie ni presionaron al papá de Juan Carlos para firmar dicho documento, por tal motivo fue presentado en la audiencia del pasado viernes y con el aval de todas las partes se determinó suspender el proceso para iniciar las negociaciones y cerrar el caso por la vía jurídica.

El hermano de Yamil consideró que la decisión de citar este día a su hermano para una nueva audiencia es respuesta a una presión mediática, social y política contra el gobernador, pero que nada tiene que ver con los alcances legales del percance vial registrado la noche del 24 de noviembre en la Vía Atlixcáyotl.

No iba ebrio y lo satanizan por el modelo de su coche

Respecto a la mecánica de los hechos, el hermano explicó que Yamil ha sido satanizado por el vehículo en el que viajaba, pues consideran que si el accidente lo hubiera protagonizado el conductor de "un Volkswagen o un Renault", nadie habría hecho tanto revuelo del caso, ya que pareciera que actualmente los empresarios tienen la culpa de todo.

Aclaró que a diferencia de lo que dijo el gobernador, sí existe un dictamen de alcoholemia practicado por el Ministerio Público y que el mismo arrojó un resultado negativo, por lo que es falso que haya ido en estado de ebriedad como se manejó en un principio por parte de los testigos.

En su defensa, también señaló que el dictamen de Vialidad Estatal fue que el vehículo circulaba a velocidad "moderada", sin precisar el rango de kilómetros por hora que esto representa, pues  la velocidad permitida en la Vía Atlixcáyotl es de 80 kilómetros por hora.

Sobre cómo ocurrieron los hechos, Yamil explicó a su familia que poco pudo ver debido al accionamiento de las bolsas de aire pues en su dicho, al momento en el que atropelló a Juan Carlos se accionó la primera bolsa de aire que corresponde a la eyectada desde el volante.

De ahí perdió el control de la unidad y dijo que no se pudo detener y por eso invadió los carriles centrales para después estrellarse con un árbol, donde se accionó la bolsa de aire lateral que  también ayudó a que saliera ileso pese a la magnitud del impacto.

Sobre la audiencia programada para este día, el hermano de Yamil señaló que sus abogados están a cargo de la defensa legal y seguirán como hasta ahora, acatando las disposiciones legales y en toda la disposición de reparar el daño moral como lo marca la ley, pidiendo al gobernador que se mantenga al margen pues consideran que está habiendo una división de poderes.

Lo que dice el gobernador

Ayer por la mañana durante su conferencia de prensa virtual, el gobernador Miguel Barbosa Huerta señaló que Yamil, su familia y los abogados que intervinieron tuvieron una influencia a favor del sospechoso para obtener su liberación en el caso de atropellamiento donde falleció Juan Carlos Medel Villa, de 27 años de edad.

Ante la negativa del papá de Juan Carlos de llegar a un acuerdo reparatorio, el gobernador señaló que el asesor legal no le explicó qué estaba firmando en los documentos y que por ello se logró la autorización para mediar, por lo que ordenó una investigación por posible corrupción en contra de la Fiscalía, la Policía Estatal y el Tribunal Superior de Justicia.

Asimismo anunció que en una audiencia que tendrá verificativo este día, se buscará reiniciar el proceso tomando en cuenta la postura de la familia que el viernes no pudo asistir por estar en el sepelio, abriendo la posibilidad de que en esta nueva diligencia se ordene prisión preventiva a Yamil.