Falta de infraestructura, de datos estadísticos y un rezago en la entrega de medicamentos, fue lo que detectaron organizaciones de la sociedad civil en el seguimiento a la epidemia del VIH/SIDA en Puebla.

De cara al Día Mundial del SIDA este 1 de diciembre, Adán Cuamatzi, de la organización Vida Plena, señaló que en Puebla existen registros hasta 2019 de 7 mil 250 personas que en su momento fueron diagnosticadas con el virus del VIH y existe certeza de que el 80 por ciento se encuentran vivas, es decir 5 mil 786.

Se desconoce la situación del otro 20 por ciento, pero se sabe que 4 mil 167 reciben un tratamiento antiretroviral.

Los datos fueron proporcionados a la organización por el Consejo Estatal para la Prevención y el Control del VIH/SIDA (Coesida), toda vez que el gobierno federal no actualiza su base de datos epidemiológicos para esta enfermedad desde 2016.

Del total de personas bajo tratamiento, el 90 por ciento, es decir 3 mil 767 personas, se encuentra en control virológico, según la información del Coesida y que corresponde a los datos de la Secretaría de Salud del Estado.

Vida Plena agregó que el Issstep solamente reconoció que tiene a 214 personas con tratamiento y en control virológico se encuentran 180, mientras que por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) no se aportó información para conocer el estado de la epidemia.

Faltan insumos, infraestructura y recursos

Respecto a los apoyos para el combate al SIDAAdán Cuamatzi explicó que se ha detectado la falta de insumos para la prevención de esta enfermedad, que pasan por la carencia de lubricantes a base de agua, pruebas de última generación y condones femeninos, que no se proporcionan en los centros de salud.

En el tema de la infraestructura señaló que por la situación de la pandemia se restringieron los espacios y los que había se saturaron, como es el caso del Centro Ambulatorio para la Prevención y Atención en SIDA e Infecciones de Transmisión Sexual (CAPASITS) y Servicios de Atención Integral Hospitalaria (SAIH) en Tehuacán.

Respecto a los medicamentos antiretrovirales expuso que fue el año pasado cuando mayor desabasto se vivió para la lucha contra el SIDA, pero en el 2020 se ha ido regularizando aunque sin resolverse del todo.