"Exigimos mayor vigilancia", "ya basta a los asaltos" y "atención a la autoridad", son algunas de las consignas que los conductores de las rutas del transporte público 26 y 26-A pintaron en sus unidades ante los constantes asaltos que padecen desde hace meses a su paso por Sanctorum e Ignacio Romero Vargas.

Como ejemplo de estas exigencias está lo ocurrido la mañana de este lunes cuando un conductor recibió un disparo en la pierna durante un asalto registrado en el Camino Viejo a Sanctorum, en el municipio de Cuautlancingo, lo cual requirió que el lesionado fuera trasladado a un hospital.
 


Estas rutas suburbanas que también son objeto de la delincuencia en la junta auxiliar Ignacio Romero Vargas, perteneciente al municipio de Puebla, decidieron evidenciar la problemática que los afecta a través de consignas en sus unidades que circulan por las principales calles de Puebla.

El derrotero de esta ruta es una de las más demandadas pues permite a los vecinos de Sanctorum y Romero Vargas llegar a la Prolongación Reforma, el Bulevar Atlixco, la Diagonal Defensores de la República y hasta el Centro Histórico de Puebla.

De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sesnsp), al cierre de octubre Puebla se ubicó como la cuarta entidad con más asaltos violentos en unidades del transporte público.

Dichos datos muestran que entre enero y octubre se abrieron 132 carpetas de investigación por este delito, aunque hay que recordar que en esta estadística solo contabiliza los hechos denunciados y no contempla la cifra negra de los casos que no son denunciados.