Al menos cuatro abogados han recurrido a la intimidación y amenazas en contra de la familia de Juan Carlos Medel Villa para buscar que otorgue el perdón y admita un acuerdo económico inmediato con su cliente, quien lo atropelló y mató la noche del martes en la Vía Atlixcáyotl.

Así lo dio a conocer el padre de la víctima, José Prisciliano Medel Huerta, quien en entrevista con e-consulta explicó que existen irregularidades en la investigación de los hechos, pues aunque un Policía Auxiliar señaló que Yamil G., el conductor que atropelló a Juan Carlos, iba alcoholizado en el momento que ocurrieron los hechos, el dictamen oficial asienta que no fue así.

El padre de Juan Carlos explicó que además al menos cuatro abogados contratados por la familia de Yamil intentaron amedrentarlo desde el primer minuto en qué ocurrieron los hechos, diciéndole que lo mejor era "arreglarse" de una vez porque de todos modos el responsable iba a salir porque tenía mucho dinero.

Don José dejó en claro que su única intención es que el caso no quede impune, por lo que desde un principio se negó a aceptar una negociación, sin embargo los abogados arremetieron argumentando que podrían acusar que su cliente fue víctima de violencia psicológica por parte de una de las hermanas de Juan Carlos que lo increpó en el lugar de los hechos.

Era el primer día de trabajo de Juan Carlos

Sobre los momentos previos al accidente, el papá de Juan Carlos explicó que el joven de 27 años se dirigía a tomar su camión del transporte público para regresar a su casa en Santa Clara Ocoyucan, esto luego de que concluyó con su primer día de trabajo.

Fue otro de sus familiares quien le había conseguido un puesto como despachador en la gasolinera de la Vía Atlixcáyotl y la entrada a Lomas de Angelópolis, a unos metros del lugar donde fue atropellado por el automóvil Mercedes-Benz de Yamil.

Gracias a eso fue que algunos testigos pudieron reconocerlo y le dieron aviso a sus familiares, los cuales llegaron hasta este sitio para hacer una identificación aunque el estado en el que quedó el cuerpo fue difícil por las lesiones en su rostro.

Trabajaba para pagar su título en psicología

Juan Carlos había concluido sus estudios en psicología como alumno de la Universidad de Oriente y fue para pagar los derechos por la expedición de ese documento que decidió aceptar el trabajo como despachador y así poder costearlos.

El joven no tenía ninguna otra actividad pues previamente estaba haciendo su servicio social en el Hospital de la Mujer, pero a causa de la pandemia del Covid-19 se suspendió y se le liberó ese requisito, por lo que lo único que necesitaba era el dinero para su título.